Oración
del deportista

Gracias Señor porque me has dotado de potencialidades deportivas y he logrado desarrollarlas en sana competencia. Gracias por permitirme practicar el deporte y conocer a través de el a tantos amigos, lo cual estimula la sana convivencia. Padre celestial concédeme las energías necesarias para que mi cerebro elabore creativamente las mejores jugadas, carreras o brazadas. Concédeme Señor iniciar la competencia con optimismo y tener siempre confianza en mis capacidades. Señor haz de mí un deportista humilde; ejemplo para mi familia, sin menospreciar a mis contendores, aunque haya obtenido el más grande de los éxitos deportivos. Ayúdame a conservar cada día, la mente sana, el cuerpo sano, y el espíritu cristiano.
Amén.